Nº. 1 of  60

W.W

The Erotic Masked (usease, El Erotico Enmascarado)

Me gustaba ese viejo ratón blanco que había nacido, según él, en un laboratorio de la superficie. Allí la luz es cegadora, decía, tanto que los moradores del exterior ni siquiera la aprecian. ¿Tú conoces las bocas de las alcantarillas, Pepe? Sí, alguna vez he estado allí, le respondía. ¿Has visto, entonces, el río al que dan todas las alcantarillas, has visto los juncos, la arena casi blanca? Sí, siempre de noche, le respondía. ¿Entonces has visto la luna rielando sobre el río? No me fijé mucho en la luna. ¿Qué fue lo que te llamó la atención, entonces, Pepe? Los ladridos de los perros. Las jaurías que viven en las orillas del río. Y también la luna, reconocí, aunque no pude disfrutar mucho de su visión. La luna es exquisita, decía el ratón blanco, si alguna vez alguien me preguntara dónde me gustaría vivir, contestaría sin dudar que en la luna.

El Policía de las Ratas, Roberto Bolaño

prettycolors:

#60a758

prettycolors:

#60a758

No es que esté solo, es que no existo, es que no hay nadie en esta playa y ya ni yo aun me acompaño.

No es que esté solo, es que no existo, es que no hay nadie en esta playa y ya ni yo aun me acompaño.

So they take off after each other straight into an endless black prairie. The sun is just comin’ down and they can feel the night on their backs. What they don’t know is that each one of ‘em is afraid, see. Each one separately thinks that he’s the only one that’s afraid. And they keep ridin’ like that straight into the night. Not knowing. And the one who’s chasin’ doesn’t know where the other one is taking him. And the one who’s being chased doesn’t know where he’s going.

—Sam Shepard, True West

(Source: iman-ifesto)

(Source: italdred)

Amo feroz y desesperadamente la vida. Y creo que esta ferocidad, esta desesperación acabará conmigo. Amo el sol, la hierba, la juventud. El amor por la vida se ha convertido para mí en un vicio más medicinal que la cocaína. Yo devoro mi existencia con un apetito insaciable. ¿Cómo acabará todo esto? Lo ignoro.

—Pier Paolo Pasolini, 1970

Definitivamente, me decía, no hay duda de que en nuestra sociedad el sexo representa un segundo sistema de diferenciación, con completa independencia del dinero, y se comporta como un sistema de diferenciación tan implacable, al menos, como este. Por otra parte, los efectos de ambos sistemas son estrictamente equivalentes. Igual que el liberalismo económico desenfrenado, y por motivos análogos, el liberalismo sexual produce fenómenos de empobrecimiento absoluto. Algunos hacen el amor todos los días, otros cinco o seis veces en su vida, o nunca. Algunos hacen el amor con docenas de mujeres, otros con ninguna. Es lo que se llama la «ley del mercado». En un sistema económico que prohíbe el despido libre, cada cual consigue, más o menos, encontrar su hueco. En un sistema sexual que prohíbe el adulterio, cada cual se las arregla, más o menos, para encontrar su compañero de cama. En un sistema económico perfectamente liberal, algunos acumulan considerables fortunas, otros se hunden en el paro y la miseria. En un sistema sexual perfectamente liberal, algunos tienen una vida erótica variada y excitante, otros se ven reducidos a la masturbación y a la soledad.

Michel Houellebecq - Ampliación del campo de batalla

Nº. 1 of  60